domingo, 21 de agosto de 2016

La libertad de elegir el borrego...

            A causa de una epidemia de fiebre aftosa en Marruecos, el delegado del gobierno en Melilla ha prohibido la entrada de corderos marroquíes en la ciudad. Los musulmanes han protestado enérgicamente, exigiendo poder sacrificar sus animales. La respuesta del delegado ha sido: que se traigan corderos de la Península. Pero las protestas han arreciado: los animales, sí o sí, han de ser de Marruecos. Las calles se han llenado de pancartas: "Nuestra Sunna no se discute"; "La tradición no se negocia".
            Estoy hasta las narices del "hay que respetar". Veamos: no se les va a obligar a comer cerdo, ni a sacrificar sus animales por el rito judío; solo se cuestiona el origen geográfico del cordero por razones de salud pública. Indudablemente es un bien mayor.
            Esto sucede la misma semana en que todas las agencias de noticias y un alto porcentaje de artículos de opinión nos han bombardeado con el tema de la posible prohibición del llamado "burkini", traje de baño integral de las mujeres musulmanas. Los articulistas se han posicionado en ambos bandos: por un lado, advirtiendo contra la islamofobia y alegando razones de libertad individual para vestir como nos dé la real gana; por otro, señalando que la vestimenta integral es un símbolo de sumisión patriarcal y religiosa, incompatible con la propia libertad individual. Incluso las feministas se han dividido, aunque coincidiendo en acusar de ambas posturas a los nefastos machos, que utilizan a la mujer para sus propios intereses de juzgar al otro.
            Ya me conocéis, y sabéis de mi opinión al respecto. Por mí, uno puede ir a la playa con bañador integral (las campañas contra el cáncer de piel lo agradecerán), con tutú de ballet, con disfraz de Supermán o con los testículos colgando alegremente. Me la trae al pairo. Pero cuando me hablan de "libertad" en una norma religiosa, me da la risa floja. ¿Realmente es libre de elegir alguien a quien se ha amenazado nada menos que con el tormento eterno?
            Y aún me da más risa que se invoquen tanto las libertades individuales sin contrastarlas con el respeto a la ley.
            - La ley limita mi libertad de circulación cuando me prohibe conducir a 130 km/h.
            - La ley limita mi libertad de movimiento cuando me prohibe entrar en una propiedad privada o en un área restringida.
            - La ley limita mis derechos sobre mi salud y mi cuerpo cuando me prohibe conducir borracho.
            - La ley limita mi derecho a decidir cuando dice que no puedo no pagar impuestos o no estar asegurado.

            ¿Realmente queremos jugar a esto? Tal vez haya que mirar al pasado y fijarnos en los dos pilares fundamentales de nuestro ordenamiento jurídico: el derecho romano y la Revolución Francesa.
            - Libertas est potestas faciendi id quod iure licet ("La libertad es la facultad de hacer lo que el derecho permite").
            - "La libertad es el poder que pertenece al hombre para hacer aquello que no perjudique los derechos del otro". Artículo 6º de la Declaración de Derechos Humanos de la República.

            Con estos dos principios, ceñirse al derecho y no perjudicar a los demás, deberemos decidir cuáles son las fronteras del "respeto" a las costumbres y creencias.
            El escritor y abogado Guillermo Cabanellas definió la libertad como "la facultad humana de dirigir el pensamiento o la conducta según los dictados de la propia razón y de la voluntad del individuo, sin determinismo superior ni sujeción a influencia del prójimo o del mundo exterior". ¿Podemos hablar, por tanto, de "libertad" en el caso de una prohibición o prescripción religiosa? ¿Podemos garantizar la ausencia de "determinismo superior" o de " influencia del prójimo o del mundo exterior"?
            Ya he dicho que me afecta poco cómo se vista una mujer, en la calle o en la playa, pero debemos volver a la noticia del día, la que ha motivado este escrito. La religión debe ser algo íntimo y personal, y solo en ese espacio el creyente merece respeto. Desde el momento en que una creencia, una religión organizada o una casta sacerdotal (sea de imanes o de obispos) interfiere con las leyes civiles, todo "respeto" debe dejar paso al imperio de la ley. No se puede poner en peligro la salud pública porque el cordero haya caminado más o menos kilómetros, haya cruzado una frontera o embarcado en un ferry. La decisión se tomó y comunicó el 22 de noviembre, nada menos. Ninguna tradición, creencia, costumbre ni "sunna" puede justificar la vulneración de las normas de higiene y seguridad, y en nombre de las mismas no se puede exigir la dimisión de un cargo público ni hacer manifestaciones.
            La Comisión Islámica de Melilla defiende "la libertad de los musulmanes a elegir el borrego"...

          Aunque sea del partido político que más condeno, manifiesto todo mi apoyo a la decisión tomada por el delegado del gobierno de Melilla, al menos mientras no haya informaciones que maticen o contradigan lo que hasta ahora sé. Tiene razón, y los clérigos se equivocan.
           La fe no puede estar por encima del bien común. Ni de la ley.

miércoles, 3 de agosto de 2016

España no necesita un gobierno.


España no necesita un gobierno. Al menos, no cualquier gobierno.

Llevamos desde noviembre de 2015 con un ejecutivo en funciones. Desde entonces, los aviones han volado, los trenes han circulado y la basura se ha recogido. Los hospitales siguen atendiendo a los enfermos, los maestros dan clase y los policías mantienen la seguridad. El agua llega por las cañerías y la electricidad enciende nuestras bombillas. ¿Alguien ha notado, en su vida cotidiana, que no haya gobierno? Un país medianamente normal, con unas instituciones bien engrasadas, puede sobrevivir mucho tiempo sin ningún tipo de poder ejecutivo, aunque sea doloroso para un viejo comunista hacer esta concesión al anarquismo. Con un gobierno mínimo, un parlamento, y los gobiernos autonómicos y municipales en funcionamiento, la nación podría funcionar casi indefinidamente.

Aunque el señor Rajoy nos asuste con el Armagedón si no se forma pronto un gobierno (del PP, por supuesto), la realidad es mucho menos apocalíptica. Se nos amenaza con la inestabilidad de los mercados financieros, la caída de las inversiones y la desconfianza de Bruselas, pero la realidad es que la prima de riesgo está bajo mínimos, el Tesoro coloca su deuda sin problemas, la calificación de riesgo de España se estabiliza y Europa nos perdona la multa por incumplir el objetivo de déficit. Parece que el país va mejor "en funciones" que con ese gobierno tan imprescindible que se nos exige tener. Sinceramente, no echo de menos la legislatura pasada ni anhelo una nueva del mismo partido.

Además, ¿de quién será la culpa si hay que volver a votar una y otra vez? Me huele que de los "padres de la Patria", que no supieron prever que más allá de la izquierda y la derecha (uno de cuyos bloques daría siempre para una mayoría) podría formarse algún día un país mucho más complejo, en el que la solución universalmente aceptada de "segunda vuelta" fuese necesaria para evitar el absurdo de que acabe gobernando no el más aceptado, sino el que pierda menos votos por abstenciones acumulativas. Con un sistema normal de segunda vuelta en presidenciales, ya tendríamos presidente (en minoría, pero nombrado) desde hace meses. Pero no, aquí hay que jugar a que uno exiga acatamiento y los demás se arrodillen en pleitesía, que España es diferente y no se va a confiar en el voto ciudadano la elección del Ejecutivo.

Pues bueno, a mí no me molesta ir cada seis meses al colegio electoral. Cuantos menos gobiernos haya, menos cambios cuatrienales de legislación, menos proclamaciones de leyes retrógradas, menos avasallamiento.

Goethe dijo que prefería la injusticia al desorden. A mí no me gusta el desorden, pero desde luego lo prefiero a la injusticia. Entre tener un gobierno carca y no tener gobierno, me adhiero a la provisionalidad.

miércoles, 22 de junio de 2016

No en mi nombre. Carta abierta al Colegio de Médicos de Valencia.

No entro mucho en la web del Colegio de Médicos, mea culpa, así es que a veces me entero de algunas noticias con retraso. Pero encontré ESTA del 6 de junio, titulada "El colegio de Médicos pide que no haya limitación de prácticas a los estudiantes de medicina". No se trata de una petición para mejorar la docencia de nuestra maltrecha universidad pública, no, qué va, sino una protesta para que los hospitales públicos puedan ser utilizados por la universidades privadas.
            Eso lo pide el colegio de Médicos. Pues bien: no en mi nombre.
            Vivimos en un régimen capitalista. No me gusta, pero es el que tenemos. En una economía de libre mercado, una empresa debe ser capaz de gestionar sus recursos, ofrecer su producto y venderlo. De eso se trata, ¿no? Salvo, claro está, cuando se pretende privatizar beneficios y socializar gastos.
            Dejemos esto claro: las universidades privadas son empresas. Cobran por su producto, y no reparten generosamente sus beneficios. Así pues, ¿por qué deben sus estudiantes hacer prácticas en hospitales públicos? Hay dos respuestas posibles, y ambas me parecen repugnantes.
A) Los estudiantes pagan por sus prácticas un buen dinero, pero la empresa decide que es más barato mandarlos a hospitales públicos (mediando o no paupérrimo concierto entre instituciones) que proveer de sus propios centros. Esas facultades privadas, que creen que pueden emular a sus homólogas norteamericanas, deberían costearse sus propios hospitales universitarios o bien llegar a acuerdos con los centros privados ya existentes (como ese que tiene un enorme cartel de "hospital católico", como la propia universidad de la que hablamos).
B) Los responsables de la facultad privada consideran que los enfermos privados son demasiado buenos para que unos estudiantes hagan prácticas con ellos, y que para eso están los pacientes de la sanidad pública. Porque claro, estos capitalistas del XIX no saben que no estamos en el Hôtel Dieu ni otro hospicio caritativo al uso, que los pacientes tienen su dignidad y que no hay dignidades de mejor o peor calidad según billetera.
            Entérense de una vez: esas no son las reglas del juego en un sistema de mercado. Deben ustedes ser capaces de proveer un producto completo y de calidad antes de venderlo, o arriesgarse a que las leyes de oferta y demanda los rechacen. Si no pueden proporcionar sus propios locales de prácticas a sus alumnos (que bien que pagan por ellas), nunca debieron ustedes impartir esa licenciatura.
            En otras palabras: búsquense la vida o bajen la persiana.

            Y señores del Muy Ilustre Colegio de Médicos: no digan ciertas cosas, al menos no en mi nombre.

viernes, 4 de marzo de 2016

Cesión de derechos literarios al Museo L'Iber

Con fecha de hoy, he cedido al Museo L'Iber los derechos económicos sobre lo poco que he escrito. Es algo simbólico. Lo que se recibe como amigo del museo, se paga como Amigo del Museo, y para eso está la correspondiente cuota. Lo que se recibe como escritor, se devuelve como escritor. Es mi forma (modesta, eso sí), de agradecer su enorme labor de mecenazgo.


domingo, 27 de diciembre de 2015

Insensatos e insensatas (2ª parte)

No sé si recordáis mi discurso a favor de los pactos, tras las elecciones autonómicas. Podéis refrescar la memoria AQUÍ.
     Los pactos forman parte de cualquier democracia madura. La necesidad de pactar obliga a la moderación y evita "rodillos", gobiernos con carta blanca para hacer su santa voluntad aun en contra de los deseos de sus votantes. Recordad el caso de la segunda Guerra del Golfo, con más del 90% de los españoles en contra y una participación de España por parte de un gobierno con mayoría absoluta (con el 40% de los votos emitidos en unas elecciones con una participación del 60%, que esa es otra). Al respecto del significado de los pactos, tenéis un buen artículo AQUÍ.
     ¿A qué viene tanto rodeo? Bueno, pues a colación de que la imbecilidad se repite. Ahí tenemos a las dos fuerzas mayoritarias de la izquierda negándose a un mínimo entendimiento. El gobierno favorito de los españoles, según todas las encuestas, es una coalición PSOE/Podemos, pero los respectivos partidos, empatados en una original bipartición de la izquierda, se niegan a entenderlo. Líneas rojas, ultimátums, Susana Díaz cacareando que bajo ningún concepto se puede pactar con Podemos, Podemos exigiendo el referéndum...
     Rajoy (detestable y maligno, pero no tonto) ha elaborado una estrategia clara: exigir la cooperación del PSOE. Él sabe que eso es imposible, y precisamente por eso lo hace. No, no es un error ni me he liado. Quiere decirle al país: "Yo quería un gobierno estable, pero con estos cabezotas no hay manera. Si hay que repetir las elecciones, será solo culpa suya". Así es que Podemos se apunta: si se repiten las elecciones, que los votos socialistas acaben en sus filas, y no en la abstención o en el PP. Y el PSOE no va a ser menos: "Nosotros sí queríamos pactar, pero nos han puesto unas condiciones que..."
     Resumen: nadie quiere pactar, y todos quieren hacer ver que la culpa es de los demás. Que lo más importante del mundo es el punto 8b, sobre el que no hay acuerdo posible.
     Señores Iglesias y Sánchez: paren ya. Los votantes de izquierda queremos un cambio de gobierno, y nos molesta que ustedes nos lo impidan. No entenderíamos cuatro años más de Rajoy por culpa de su cabezonería. No solo queremos un pacto: LO EXIGIMOS. Hagan lo que sea, pero sáquennos de aquí. Luego ya discutirán entre ustedes si sobre el punto 8b hay o no acuerdo posible.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Rajoy ganará las elecciones.

Sí, habéis leído bien. Afirmo que Rajoy ganará las elecciones y, como de costumbre, me gustaría equivocarme. Ganará con mayor margen del que le dan las encuestas y lo hará por varios motivos, que trataré de desarrollar lo mejor que sepa.

Factor 1: La oposición. Reflexiones sobre el 7D.
Son muchos los artículos, las tertulias, los análisis, sobre quién ganó el famoso debate a cuatro bandas del siete de diciembre. En mi opinión, lo ganó Rajoy. Veamos...
            El PP va primero en las encuestas. La estrategia más elemental nos enseña que los aspirantes deberían haberse centrado en cargar contra quien tiene la posición predominante. Y algo cargaron, sí, pero no lo suficiente. En vez de descabalgar al (ausente) cabeza de pelotón, los tres varones dedicaron más tiempo a atacarse entre sí, intentando arañar un voto o remover un indeciso. Eso solo tiene una lectura posible: han renunciado a la victoria, y pelean por el segundo puesto. Los tres (PSOE, C's y Podemos) han olvidado que el verdadero enemigo es la abstención, que el PP gana cuando los votantes se quedan en casa y que pierde cuando las urnas se llenan. Encabezonados en robarse recíprocamente algún votante, descuidan la oposición al Gobierno y la movilización del electorado. Y esto lleva al segundo punto.

Factor 2: La abstención y Papá Noël.
El desencanto, en España, tiene la puñetera manía de traducirse en abstención. El Gobierno lo sabe. ¿A nadie le sorprende que las elecciones sean justo el último domingo antes de Navidad? La fecha no ha sido elegida al azar. Rajoy puede ser detestable, pero no tonto. La urgencia por adquirir la corbata, el juguete o el perfume obrará el milagro del olvido. Gracias a las luces, los villancicos, la paga extra y el consumismo navideño, el día 20 tendremos un espectáculo de contrastes: urnas vacías y comercios llenos.

Factor 3: La mentira programática.
Desgraciadamente, los políticos mienten. Tanto, que decirlo es una perogrullada. Pero hasta ahora, nadie lo había hecho con tanta desfachatez y tanto éxito de público. Una mentira repetida se convierte en una verdad, y de eso se encargan Pablo Casado y Soraya Sáez de Santamaría, repitiendo una y otra vez sus mantras.
            Un ejemplo, el más oído: la creación de empleo. Que si han creado un millón de nuevos empleos (¡nada menos!), que si crean 1500 empleos al día... Cuando en realidad (véase la tabla con datos oficiales) hay 100 000 trabajadores menos. Las cifras del desempleo han bajado (y no precisamente, ni mucho menos, en un millón) porque los parados se han largado del país, se han jubilado o se han muerto, no porque hayan encontrado trabajo. Pero el felón de Casado dice la frasecita de que "España es el único país en el que se discuten los datos" y a continuación da datos falsos, amparado en la abrumadora presencia que el Gobierno puede hacer desde las instituciones.

            Nos mienten al decir que la reforma laboral ha creado empleo, cuando su instauración se tradujo en un aluvión de despidos.
            Nos mienten diciendo que han salvado a España del rescate, cuando este sí tuvo lugar y nos ha costado una fortuna a todos. Achicar el agua de Bankia, Novacaixa o la CAM se ha pagado en la peor moneda posible: sanidad, educación y seguridad ciudadana.
            Nos mienten cuando presumen de que ha bajado la lista de espera en Dependencia, y olvidan decir que es porque más de 100 000 personas han muerto antes de cobrar las prestaciones.
            Nos mienten diciendo que los aciertos de Rajoy han invertido la tendencia a la recesión, cuando (y esto entronca con el siguiente punto) los peores años de la crisis han sido en esta legislatura. Ha sido Draghi, no Rajoy, quien ha evitado el batacazo.
            Nos mienten cuando achacan el incumplimento de déficit a "las facturas en los cajones" de la anterior legislatura, sin decir que dicho déficit oculto estaba en administraciones autonómicas de su propio partido. La "herencia recibida" ha resultado un latiguillo casi tan eficaz como una "pertinaz sequía" o un "contubernio judeomasónico".
            Y son tantas las mentiras que no me quedan pulsaciones en los dedos para todas.

Factor 4: La desmemoria.
Los políticos saben que el votante solo recuerda el último año, y gobiernan de modo acorde a ello. Las medidas duras vienen al principio: reformas draconianas, subidas de impuestos, recortes. En el último año, en cambio, se invierte la tendencia y se devuelven pagas extras robadas, se prometen bajadas de impuestos, se anuncian reformas benévolas... La gente recuerda que antes estábamos peor, y el Gobierno lo potencia comparando los datos de 2015 con los de 2012 (que también gobernaban ellos, ojito) y no con los de la anterior legislatura. Pero los indicadores económicos (deuda pública, afiliados a SS, renta per cápita, etc) no están mejor en 2015 que en 2011. Ellos lo saben, y por eso eligen una fecha intermedia (la peor) para hacer sus comparaciones.
            El votante promedio (o el abstinente) no parece recordar que el clímax de la prima de riesgo, el paro y otros desastres sucedió en esta legislatura y no en la anterior. Olvida que se han subido los impuestos, se han congelado sueldos, se han reducido plantillas en servicios básicos y ha aumentado la pobreza. Y los partidos de la oposición, obstinados en combatirse entre sí, o en reprocharse los "y tú más", no hacen el suficiente hincapié en ello.
            Si queréis la opinión de expertos en economía, y no la de un médico de la mama, la podéis encontrar (entre otros sitios) AQUÍ.

CONSIDERACIONES FINALES
Rajoy ganará las elecciones. Muchos de los "no sabe, no contesta" votarán con la pinza en la nariz. La victoria se basará en cuantro pilares:
            - la falta de oposición;
            - la abstención potenciada;
            - la mentira y
            - la desmemoria.
No voy a pediros que votéis a uno o a otro: eso es cosa vuestra. Pero sí voy a pediros (una vez más) que votéis. Ya dije hace cuatro años que 2012 sería peor que 2011 y que ningún partido nos sacaría de la crisis (AQUÍ), y también dije que los primeros cambios perniciosos del nuevo gobierno eran culpa nuestra en cuanto electorado (AQUÍ). No me equivoqué entonces, así que os pido solo una cosa:

            HACED QUE AHORA ME EQUIVOQUE.

sábado, 14 de noviembre de 2015

¡Ratas y gusanos!

Recientemente, en una de esas largas charlas de aeropuerto, mi amigo Alejandro me contaba que unos integristas habían destruido fondos de la biblioteca de Tombuctú que habían sobrevivido casi mil años a todos los avatares, entre otros las ratas y los xilófagos (o sea, gusanos). Pero claro, es que los integristas son exactamente eso: ratas y gusanos.
            Seré breve porque debo ser demoledor, y porque poco puedo decir que no se haya dicho ya, por mi parte o por parte de terceros con mejor verbo que el mío.
            La masacre de París, contra seres humanos inocentes e indefensos, en nombre de la salvación eterna y de la uniformidad de pensamiento (o de la susencia del mismo), solo es posible desde la pérdida de todas las virtudes que colman nuestra especie.
            Leedme, malditos bastardos, si es que sabéis leer, o al menos escuchadme. Solo sois una plaga que nos infecta, que nos pudre, y con la que hay que acabar. Sois entes dañinos y detestables, desprovistos de la condición humana y, como tales, algún día os borraremos de la faz de nuestro planeta.
            No sois personas: solo sois ratas y gusanos.